Archivo del sitio

Aprender es un proceso.

Adquirir nuevas habilidades, por inútiles que sean, siempre trae mucha satisfacción. Esta satisfacción, sin embargo, no suele ser gratuita; por lo menos no en mi caso. Salvo casos especiales, cuando uno descubre un talento oculto, el aprendizaje suele implicar esfuerzo y frustración. En uno de mis frecuentes paseos por YouTube encontré un video que ilustra esto a la perfección. Un experto enseña a un novato algunos trucos con un encendedor Zippo. Como verán, la práctica hace al maestro, pero también hace ver ridículo al practicante en el proceso.

A %d blogueros les gusta esto: