Aprender es un proceso.

Adquirir nuevas habilidades, por inútiles que sean, siempre trae mucha satisfacción. Esta satisfacción, sin embargo, no suele ser gratuita; por lo menos no en mi caso. Salvo casos especiales, cuando uno descubre un talento oculto, el aprendizaje suele implicar esfuerzo y frustración. En uno de mis frecuentes paseos por YouTube encontré un video que ilustra esto a la perfección. Un experto enseña a un novato algunos trucos con un encendedor Zippo. Como verán, la práctica hace al maestro, pero también hace ver ridículo al practicante en el proceso.

Publicado el junio 10, 2009 en Humor, Otros, Videos y etiquetado en , , , . Guarda el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: